lunes, 14 de febrero de 2011

Libros respiratorios hidratados

Ahora que termino de escribir el titulo, no entiendo bien que intento decir con el, o si, pero por eso voy a escribir después lo que sigue. Con el consejo Vilamatiano de: te enteraras de lo que escribes a medida que lo escribas, voy suponiendo que lo que intenta decirme el titulo es que, a cada obra hay que darle su respiración, sus aires y su libertad para que no terminar cayendo en algo que nadie quiere: su apresamiento, como si se hablara de un criminal. No sé por que pero, cada vez visito menos los blogs donde hay criticas literarias. Me van pareciendo jueces todos aquellos a  los que me imagino hasta con sotana detrás de su PC -todos escriben directo a esta y nadie, por lo que veo, reflexiona sobre sus reflexiones-. De tres lineas dan por zanjada una novela y no hay poder humano que los haga cambiar de opinión, cuando, de lo que trata una novela es quizá: de no tratar nada, o de tratar todo en sombras, o de decir lo que no se puede decir por otro medio. Yo cada vez que leo una novela sé que el mundo no va a cambiar -al menos no el mundo como nos lo presentan-, sé, eso si, que los cambios dependen en gran media de como los operemos desde nosotros mismos. No tiene por que haber moraleja, o el clásico "lo que nos quiso decir el autor...". Por que lo que nos quiso decir el autor esta en su texto, no hay mas. Quizá a toda esta gente que zanja con dos letras la cuestión de una novela habría que recordarle aquella famosa entrevista que le hiciera la París Review a Faulkner, cuando el entrevistador exponía: Dicen que sus obras no las entienden ni aunque se lean dos o tres veces. A lo que faulkner, respondia: Pues que las lean cuatro.
Creo que ya que me entere de el titulo de mi texto y que he revisado hasta esta parte. Lo que más me preocupa es saber que, yo no tengo por que caer en esos excesos condenatorios y hasta lapidarios. Para mi una novela tiene que respirar y tengo que respirar yo en la lectura, o hasta en la composcision de una (o de un cuento, o de un poema si es que hasta esos lugares me asomo). Nada me parece más barato que alguien desde la comodidad de su casa o desde la comodidad de cualquier lado condene por que si a determinado autor. En alguna ocasion alguien me dijo que los ready-mades de Duchamp los hacia cualquiera. De eso no hay duda, la unica diferencia es que alguien los hizo y, ese que decia cualquiera, no era alguien.  Explico mas claro: las cosas estan hechas por que alguien las puso en movimiento y no por que se supusieran puestas de antemano, eso es lo que mueve al arte o expresion humana, por no utilizar adjetivos incomodos.
Me enciendo un Cohiba y voy viendo que mi texto tiene la forma indispensable para publicarlo en este blog. Total, pienso, no habia escrito nada en él hace tiempo. Yo si llevo pluma y cuaderno a todos lados y no me entrego a la PC que, en cuestiones de literatura, me parece, si no inutil, si un tanto aparatosa para respirar, hasta para resírar el humo de un Cohiba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada